Así acabó el cuerpo de una joven al proteger a su bebé de una tormenta de granizo

0
1

20MINUTOS.ES

  • Su abuela, a quien no pudo proteger de la tormenta, pasó la noche en el hospital.

Heridas de Fionna Simpson

Los hechos ocurrieron durante el viaje a casa. Fionna Simpson, residente de la región de South Burnett, en Queensland (Australia), viajaba en su coche con su hija de cuatro meses y su abuela de 78 años al comienzo de la tormenta. La joven se vio obligada a detener el vehículo cuando la lluvia empeoró.

Según ha explicado la protagonista a ABC.NET, “no estaba conduciendo muy rápido porque no podía ver muy bien… No podía ver delante de mí, ni siquiera podía ver la línea en la carretera”, además, afirma que justo después escuchó una fuerte explosión y que “toda esta lluvia comenzó a entrar, y la ventana trasera donde estaba mi hija… había desaparecido“.

Fue instintivo, al romperse la ventana, la joven de 23 años saltó rápidamente a la parte de atrás del coche para proteger a su bebé. Posteriormente, otra de las ventanas se rompió y Fionna trató de moverse para ayudar también a su abuela, aunque le resultó imposible proteger a las dos. La gravedad de la tormenta fue que tal que Simpson afirma que ”miré abajo y pude verla gritando, pero no podía escucharla, así de fuerte fue.”

La tormenta produjo graves daños en el coche de Fionna, y cuando la tormenta se suavizó, esta condujo hasta una casa cercana, donde gritó para pedir ayuda. Una vez que los servicios de emergencia llegaron para socorrerlas, su cuerpo quedó “adormecido” por el shock, y afirmó que “no fue hasta que entré en la ambulancia que me di cuenta de que si no hubiera hecho eso, ella (su bebé) podría haber resultado gravemente, cualquier cosa podría haber sucedido”.

Por otro lado, su abuela ha tenido que pasar la noche en el hospital debido a la gravedad de sus heridas: la mayoría de su brazo izquierdo se abrasó por el granizo, y el resto quedó ennegrecido por los golpes.

https://www.20minutos.es/noticia/3464131/0/mujer-salva-hija-tormenta-granizo/

Compartir