Bruselas rechaza por carta los planes económicos de Italia: “Son una fuente de grave preocupación”

0
1

Quedan diez días para que los Estados miembros de la UE envíen sus proyectos de presupuestos a Bruselas. Pero las intenciones manifestadas públicamente por el Gobierno italiano, incluida su rectificación a la baja en los objetivos de déficit, siguen sin gustar a las autoridades comunitarias. 

Italia anunció inicialmente un déficit del 2,4% para los próximos tres años, ante la alarma de las instituciones comunitarias por unos presupuestos expansivos que buscaban rebajar la deuda en relación con el PIB a través del crecimiento económico derivado del mayor gasto público. Pero el presidente de la Comisión Europea alertó de que se estaba poniendo en riesgo nada menos que la moneda única, el euro.

El Gobierno de la Liga Norte y M5S acusó las presiones de las instituciones y los mercados, y anunció un descenso progresivo del déficit –2,4%, 2,1% y 1,8%– para los próximos tres años.

“También observamos que, según las previsiones del Gobierno italiano, los nuevos objetivos corresponderían a un deterioro estructural del 0,8% del PIB en 2019 y un equilibrio estructural estable en 2020-2021”, afirman los comisarios del Euro y de Asuntos Económicos, Valdis Dombrovskis y Pierre Moscovici: “Las recomendaciones del Consejo piden a Italia que garantice que la tasa de crecimiento nominal del gasto público sin intereses no exceda del 0,1% en 2019, lo que corresponde a un ajuste estructural anual del 0,6% del PIB para 2019”.

Y añaden: “Los objetivos presupuestarios revisados de Italia parecen apuntar a una desviación significativa de la trayectoria fiscal recomendada por el Consejo. Esto es, por lo tanto, una fuente de grave preocupación.  Pedimos a las autoridades italianas que garanticen que el proyecto de ley presupuestaria sea coherente con las normas fiscales comunes y esperamos ver en detalle las medidas que contendrá”. 

La tensión entre Bruselas y Roma, que ahora se formaliza con el escrito de la Comisión, ha ido creciendo en las últimas. El penúltimo episodio ha sido cuando el líder de la ultraderechista Liga Norte, Matteo Salvini, acusó a Juncker de tener problemas con el alcohol.

“Hablo sólo con personas sobrias”. Así ha despachado Matteo Salvini las palabras del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien auguró el final del euro y una crisis como la griega si no se frenaban las intenciones italianas.

Bruselas podrá terminar torciendo el brazo a Roma, y lograr que se convierta en “un país normal”, como ahora ya es Grecia en palabras de Moscovici, pero mientras tanto abonará el terreno para un incremento electoral de la ultraderechista Liga Norte; sus aliados internos –M5S– y externos –Viktor Orbán, Steve Bannon, Marine Le Pen y compañía.

Documento Económico y Financiero del Gobierno Italiano by eldiario.es on Scribd

https://www.eldiario.es/economia/Bruselas-rechaza-economicos-Italia-preocupacion_0_822067842.html

Compartir