El conductor del autobús de Avilés está “crítico”, sufre amputaciones y es el herido más grave de los ingresados

0
1
Observando el accidente

Varios bomberos observan el estado en que ha quedado el autobús de Alsa que ha impactado contra un pilar, en la circunvalación de Avilés. Alberto Morante / EFE

El conductor del autobús de Alsa siniestrado en Avilés es el herido más grave de los cuatro que permanecen ingresados en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). O.L.M., de 40 años, continúa así en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y está en “estado crítico”, según ha explicado el consejero de Sanidad del Gobierno asturiano, Francisco del Busto.

El conductor está en fase de retirada de la sedación, ha sufrido algunas amputaciones y los profesionales sanitarios están evaluando la posibilidad de proceder a la extubación del paciente. “Es probablemente el que está más complicado, pero su evolución es favorable, dentro de la gravedad”, ha indicado.

En cuanto a M.A.B., una mujer de 62 años, su evolución es buena y según Del Busto, es probable que sea ya trasladada a planta en las próximas horas. L.E.I.M., otra mujer de 56 años que está también en la UCI del HUCA, fue extubada este martes, respira sin ventilación mecánica y está mejorando. En cuanto sea oportuno, será intervenida por el servicio de Cirugía Traumatológica.

El cuarto de los heridos que permanece en la UCI es una mujer de 44 años, B.F.F, también registra una buena evolución y está pendiente de pasar ya al quirófano de Cirugía Maxilofacial. “Los cuatro pacientes están evolucionando favorablemente”, ha dicho el consejero asturiano.

Fueron cinco personas las que fallecieron: M.B.M.H. de 55 años, vecina de Soto del Barco; A.P.T.S de 52 años, vecina de Gijón; S.A.G. de 77 años vecino de Gijón; A.S.G. de 75 años vecino de Castrillon; y J.E.M.D. de 58 años vecino de Gijón. En el lugar del accidente fallecieron cuatro personas, mientras que se registraron 16 heridos, uno de los cuales pereció durante su evacuación al Hospital San Agustín.

Se descarta la hipótesis de la velocidad

Expertos de Tráfico de la Guardia Civil de Asturias han examinado el disco del tacógrafo del autobús y han confirmado que el vehículo circulaba a “entre 80 y 90 kilómetros por hora”, con lo que la velocidad no es la principal hipótesis de la causa del accidente.

“En la zona del accidente había una limitación de 70 kilómetros por hora por obras en la AI-81 y en una salida de vía en un tramo recto no influye la velocidad, sino que es más importante ver por qué se fue el vehículo y cuál ha sido su trayectoria”, han señalado las mismas fuentes.

Fuentes de Tráfico han asegurado que es compatible que, momentos antes del accidente, el autobús circulara a 55 kilómetros por hora, como mantiene la empresa Alsa, con que en el instante en que se salió de la vía por la margen derecha, invadió la izquierda y continuó recto la velocidad ya fuera de 90 ó 95 kilómetros por hora.

“En esos 830 metros hay un trayecto de 400 metros desde que entra en el ramal para coger el acceso a la AI-81 y hay un semáforo a la entrada y en ese punto podía circular desde 55 a 95 kilómetros por hora, pero en el momento del accidente se calcula que podía ir a 90 kilómetros por hora“, han advertido.

La indisposición, la causa más probable

A 55 kilómetros por hora, el impacto provoca unos daños en la estructura del vehículo que aumentan si circula a 90 kilómetros y, en el caso del autocar siniestrado, la investigación ha encontrado daños más compatibles con el segundo caso. “Al empotrarse contra el pilar del paso elevado, desplazó el eje de la rueda por detrás de la tercera fila y había asientos doblados y arrancados”, han descrito las mismas fuentes, que ven más plausible una indisposición del conductor como causa.

“No hay otros motivos aparentes, porque se han analizado otras probabilidades como un fallo por el estado de las ruedas, pero en la carretera no había ninguna huella de arrastre, ni nada y a pesar de que había una anchura suficiente y tenía tiempo de frenar, entró recto, lo que hace pensar que sufrió una indisposición”, han añadido.

La instrucción que se está llevando a cabo por el Sector de Tráfico de Asturias incluye la toma de declaraciones a los pasajeros del autobús, cuya evolución médica siguen atentamente desde la investigación. “Hay un testigo que circulaba detrás del autobús y hay que esperar a la evolución de los heridos para ver si alguno de los viajeros vio, escuchó o notó algo, por lo que queda mucho trabajo aún por hacer”, han explicado fuentes de Tráfico

https://www.20minutos.es/noticia/3431480/0/accidente-autobus-aviles-conductor-estado-critico/

Compartir