Felipe VI defiende “la arquitectura territorial” y “la descentralización del poder político” cuestionada por el PP y Vox

0
1

Felipe VI ha asegurado que “nunca antes en  nuestra historia se había diseñado y construido una arquitectura territorial con tan profunda descentralización del poder político y reconocimiento de nuestras lenguas, culturas e instituciones”. Las palabras del monarca, durante la celebración del 40 aniversario de la Carta Magna, se enfrentan al debate abierto en el PP y Vox, reclamando el final del Estado de las autonomías o la revisión de sus competencias. 

En su particular batalla por lograr el apoyo del electorado más escorado a la derecha, el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, se ha lanzado en las últimas semanas a proponer medidas recentralizadoras que cuestionan el actual Estado de las autonomías para competir con Vox, formación que directamente pide la supresión de las comunidades autónomas. En concreto, el líder del PP ha anunciado que su partido presentará en los próximos días una Proposición de Ley para “que las competencias educativas sean de ámbito nacional”.

Felipe VI ha alabado conquistas constitucionales como la educación pública y “la sanidad pública, gratuita y universal que es altamente reconocida y valorada dentro y fuera de nuestro país”.

El jefe del Estado ha citado las palabras de Miquel Roca, uno de los padres de la Constitución, para asegurar que él éxito del acuerdo que generó la Constitución fue una derrota para “los nostálgicos que se sintieron tan derrotados como para intentar un golpe de Estado el 23 de febrero que fracasó y consolidó la democracia española”. “Nunca podremos olvidar a esos españoles de diferentes lugares, ideas y sentimientos”, ha reclamado el monarca. 

Sin apenas referencias concretas al conflicto con Catalunya, el rey se ha limitado a decir que “ España es de todos, construida por todos, y sentida y compartida por todos (…) sin imposiciones ni exclusiones”.

“Los avances en derechos civiles y en protección e igualdad de la mujer son conquistas indiscutibles en una sociedad avanzada y madura como la nuestra”, ha recordado: “La Constitución es el alma viva de nuestra democracia” y “no tiene vuelta atrás”. Una norma general, de la que el jefe del Estado destaca “la voluntad de todos los españoles de querer entenderse, de respetar las ideas de los demás, de comprender y aceptar las diferencias poniendo fin a la persecución política”.  

El acto ha contado con la presencia de los reyes eméritos, que se han sentado junto a los padres de la Constitución Herrero de Miñón, Miquel Roca y José Pedro Pérez-Llorca. A los monarcas en ejercicio en el momento de aprobar la Constitución ha dedicado Ana Pastor un homenaje con palabras de “respeto, gratitud y afecto”. La alusión ha provocado un cerrado aplauso entre los diputados y senadores que han ocupado los escaños durante la sesión solemne. También han estado presentes los presidentes González, Aznar, Zapatero y Rajoy. 

La presidenta del Congreso, Ana Pastor ha asegurado que gracias a la Constitución de 1978 “España es hoy más libre y abierta. Más próspera y solidaria”. Pastor asegura que la Carta Magna puede “nunca ha sido un candado. Como obra humana es perfectible y admite mejoras”. Un referencia a la reforma que solo debería llevarse adelante desde el máximo entendimiento: “Ninguna constitución debería reformarse con menos acuerdo que el que la creó”, ha asegurado. 

La corona, una garantía de libertad

Felipe VI ha puesto en valor el peso de la monarquía como garante de la modernidad: “la corona está indisolublemente unida a la democracia y la libertad”, han sido las últimas palabras de un discurso en el que ha recordado “el rey es símbolo de la unidad y la permanencia del Estado”.   

https://www.eldiario.es/politica/Felipe-VI_0_843415795.html

Compartir