Joana, la madre coraje que perdió la vida en el torrente para salvar a sus hijos

0
1

Una familia de Manacor, rota por la tragedia. Joana, su marido y sus tres hijos. Ella falleció en las lluvias torrenciales de Mallorca después de salvar a su hija y ponerla a salvo antes de que fueran sorprendidas por el agua. A su hijo los efectivos le siguen buscando: es el único desaparecido.

Una madre coraje que consiguió sacar del vehículo a su hija Úrsula y que un ciudadano alemán la auxiliara. Precisamente el cuerpo de este ha sido encontrado en la tarde del jueves.

A quien no pudo rescatar Joana fue a su hijo Artur, de cinco años. Ambos desaparecieron bajo el agua. El cuerpo de ella fue localizado este miércoles y el menor sigue en paradero desconocido.

Joana, natural de Manacor, trabajaba en una farmacia, donde este jueves su madre, desolada, fue consolada por los vecinos. El que no se encontraba en el lugar del suceso era su marido, quien se enteró de la tragedia estando de viaje de trabajo en Londres.

La trágica historia de esta madre es una más de las doce que deja la catástrofe que ha asolado estos días la localidad de Sant Llorenç. Ahora los esfuerzos se centran en Artur.

Siguen las labores 

Once de los cadáveres están identificados; los últimos, Petra Kircher, de 63 años, y Mike Kircher, de 61, a quienes se buscaba desde el miércoles. Queda por confirmar que el duodécimo cuerpo hallado es un hombre del también se tienen indicios de que podría ser alemán, según ha informado la Guardia Civil.

Si se confirman estos datos, la mitad de los fallecidos eran extranjeros, puesto que ya fueron identificadas una pareja de británicos y una ciudadana holandesa.

Según la relación oficial de víctimas mortales, ya han sido identificados también Bernat Estelrich, quien fue encontrado en su casa de Sant Llorenç, el pueblo más afectado por la tromba de agua; Joana Lliteras, madre del niño de 5 años que permanece desaparecido, y Gabriel Mesquida, un herrero de la localidad de Sant Llorenç.

También figuran en la lista Joana Ballesteros, una octogenaria que murió en su casa, una planta baja del pueblo de Sant Llorenç; Rafael Gili, exalcalde de Artà, y Juan Grande, un taxista que transportaba en su vehículo a los pasajeros británicos Anthony Bernon Green y a Delia Mary Green, quienes también perdieron la vida. Además, ha sido identificado el cadáver de la ciudadana holandesa Tine Noig.

Mientras prosiguen las tareas de búsqueda del niño desaparecido y los rastreos para descartar nuevas víctimas cuya desaparición no haya sido denunciada, en Sant Llorenç, el pueblo más dañado, continúan los trabajos de limpieza de casas, almacenes y calles, en las que participan cientos de profesionales y voluntarios.

https://www.20minutos.es/noticia/3463200/0/joana-familia-rota-inundaciones-mallorca-salvar-hijos/

Compartir