La Generalitat contempló la posibilidad de que Catalunya ofreciera ventajas fiscales si no permanecía en la UE

0
1

La Generalitat llegó a contemplar la posibilidad de que Catalunya ofreciera ventajas fiscales y opacidad para los capitales como Suiza y Andorra, que han actuado como paraísos fiscales hasta hace pocas fechas -Andorra levantó el secreto en enero de 2018-, si finalmente no se permitía que permaneciera en la Unión Europea después de independizarse.

Así consta en uno de los estudios que guardaba el exsecretario de Hacienda, Lluís Salvadó, incautado en septiembre del 2017, y cuyo análisis ha aportado la Guardia Civil al Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona, que instruye la causa del ‘procés’, en uno de sus últimos informes.

Se trata de la última versión de un borrador sobre la creación de un Banco Central Catalán así como la Ley que lo regularía. En la página 45 del informe se explica que una Catalunya independiente, pero fuera de la Unión Europea, podría “perturbar el proceso de integración europea, pues podría ofrecer opacidad y ventajas fiscales como Suiza y Andorra”. También creían que Catalunya no quedaría fuera de la UE porque se perjudicaría a muchos ciudadanos, jubilados, empresas, emprendedores, inversores y estudiantes europeos.

No obstante, en ese mismo informe descartaban la fuga de depósitos en base a tres razones: porque el proceso de transición sería ordenado y acordado con instituciones y entidades, sin tensiones, porque a nadie le interesaría tal situación y porque en caso de inestabilidad, se generarían grandes tensiones en el Eurosistema.

Entre los documentos que la Guardia Civil intervino a Lluís Salvadó en su despacho está uno con anotaciones sobre una reunión del Consejo Asesor de ERC de 2014 en la que estuvieron Toni Comín, Antoni Dalmau, Vincenç Pedret, Marcel Coderch, Josep Bargalló, Manel Balcells, Ernest Benach, Elisenda Paluzie, Xavier Vendrell, Joan Puigcercós, Josep Huguet, Josep María Reniu, Marta Cid, Enric Martn y Miquel Sellarés.

Entre las anotaciones desgrana parte de la estrategia en la que asegura que “las elecciones españolas son una parte del ‘procés'”. “Estar en Madrid forma parte del trabajo durante los famosos 18 meses”, en referencia a los 18 meses que debían seguir a la consulta del 9N de 2014.

Consideraban en este sentido, que los diputados en Madrid debían “acompañar 18 meses al Govern y al Parlament”. “Hemos hecho un plebiscito y hemos ganado”, decía el cuaderno de Salvadó y añadía que “en Madrid es necesaria una representación del Govern catalán para aprovechar altavoces estatales, internacionales. Para abrir el proceso de separación”.

https://www.eldiario.es/catalunya/Generalitat-UE_0_822067960.html

Compartir