“Sí matarás”: El Vaticano pagó durante siglos a verdugos y pactó penas capitales con Mussolini

0
1

“No matarás”. Es uno de los diez mandamientos y sin embargo el menos cumplido, incluso dentro de la propia Iglesia católica, que se fue alejando desde sus inicios del mandato de Jesús de Nazaret. De hecho Roma fue, durante siglos, el principal ejecutor de la Historia. Ahora, el papa Francisco rompe con una tradición milenaria y elimina cualquier atisbo de justificación a la pena de muerte en el Catecismo.

En concreto, el artículo 2267, que desde ahora dice lo siguiente: “La Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo”.

Sin embargo, la pena de muerte fue legal, al menos sobre el papel, en el Estado vaticano hasta 2001, siendo el último estado europeo en eliminar esta práctica en su Código Penal.

No todos están de acuerdo con la decisión de Francisco. De hecho, una mayoría de los católicos estadounidenses, el 53%, se han mostrado en contra de la abolición de la pena de muerte. Entre los sectores ultracatólicos también se ha criticado la medida tomada por Bergoglio, al considerar que echa por tierra todo el Magisterio de los últimos dos mil años. Y, en cierta medida, no andan desencaminados.

Del ‘ojo por ojo’ a la Inquisición

Ya los primeros teólogos de la Iglesia, como San Ambrosio o San Agustín, aseguraban que los clérigos debían defender, e incluso practicar, la pena de muerte en casos graves, mientras que, en el medievo, Santo Tomás de Aquino o Duns Scotto sostenían que el Antiguo Testamento respaldaba el poder de las autoridades legítimas para aplicar este castigo. El ‘ojo por ojo’ ha seguido estando muy vivo en la institución, pese a que fue Jesús quien dijo aquello de “quien esté libre de pecado que tire la primera piedra” para impedir la lapidación de una mujer acusada de adulterio.

La Iglesia católica institucionalizó la pena de muerte durante la Contrarreforma luterana, con la creación de la Inquisición. Durante siglos, decenas de miles de personas fueron quemadas vivas, colgadas o acabaron sin cabeza al ser considerados herejes, brujas o asesinos. De hecho, uno de los verdugos profesionales más conocidos de la Historia fue, precisamente, Mastro Titta, “el verdugo de Roma”, quien en el siglo XIX ejecutó a varios centenares de personas. Esa época, entre 1796 y 1870, es la única con datos de penas de muerte en el Vaticano. Sólo entre ahorcamientos y decapitaciones, el estado del papa alcanzó el sombrío récord de 527 ejecuciones.

Mussolini y Alí Agca

Cuando en 1929 el Papado se alió con el régimen de Mussolini y se firmaron los Pactos de Letrán, que constituyeron la actual Ciudad del Vaticano. En los mismos, se puede leer que “considerando la persona del Sumo Pontífice como sagrada e inviolable, Italia declara que cualquier intento contra Su persona o cualquier incitación a cometer semejante intento será castigado con las mismas penas que todos los atentados e intentos de cometerlos en contra de la persona del Rey”. En Italia, en 1926, se reinstauraba la pena de muerte, que también estuvo vigente en el Vaticano hasta 1969, para los casos de intento de homicidio del Papa. Nunca fue utilizada.

En 1969, el Papa Pablo VI anunció la derogación de la pena de muerte, pero no llegó a llevarlo a cabo. La pena de muerte fue definitivamente excluida del Código Penal vaticano en 2001 por Juan Pablo II, el único pontífice en el último siglo en sufrir un atentado, el de Alí Agca, en 1981. Al terrorista turco no se le aplicó la pena capital.

Sin embargo, hasta la semana pasada el Catecismo de la Iglesia católica avalaba el derecho, en casos extremos, de aplicar la pena de muerte. Una concesión que sirvió a muchos estados para justificar que se continuara aplicando la ejecución del reo en sus territorios. Entre ellos, Estados Unidos, donde el efecto de la decisión de Francisco ha sido inmediato.

El estado de Nueva York ha anunciado que, siguiendo la senda papal, comenzará el estudio de una ley para derogar la pena de muerte. Francia también ha apoyado la decisión de Francisco, mientras que Rodrigo Duterte (quien se confiesa católico, aunque persigue a los obispos, y asegura hablar personalmente con Dios), ha comenzado los trámites para reimplantar la pena capital en Filipinas.

https://www.eldiario.es/sociedad/mataras-Papa-elimina-muerte-Catecismo_0_801769948.html

Compartir